El pecado de palabras abusivas

 

Intro.

      A.  Jesús nos previene de los pecados que nosotros podemos cometer por medio de las palabras que usamos cuando estamos enojados en uno con el otro. 

            1.  Texto:  Mateo 5:22

            2.  Hay tres tipos de palabras las cuales podemos usar para abusar a nuestro prójimo:

                  a.  Palabras de "enojo"

                  b.  Palabras de "necio"

                  c.  Palabras de "fatuo"

      B.  La advertencia:

            1.  Podemos enojarnos sin estar pecando, pero no podemos dejar que el pecado se ponga sobre nuestro enojo, ni tampoco dar lugar al diablo.  Efesios 4:26-27

            2.  La lengua es un fuego entre los miembros de nuestro cuerpo y es inflamada por el infierno.

            3.  Mateo 7:1 "no juzguéis para que no seáis juzgados".

      C.  Tenemos que examinar nuestros tristes hábitos de menospreciar y hacer inferior a alguien.  El despreciar a alguien en nuestros corazones es destructivo y pecado y es contrario a lo que el evangelio nos manda cuando nos debemos amar unos a otros como también a nuestros enemigos para que quizás podamos salvar a alguno de sus pecados.  Cuando Cristo nos manda a que amemos a nuestro prójimo como a nosotros mismos, eso incluye a nuestros amigos, hermanos, familia, hijos, esposo y esposa.  Si es pecado para nosotros abusar de extraños con nuestra palabras entonces ciertamente es también pecado abusar de aquellos que están más cercanos a nosotros.  Las palabras abusivas son condenadas en varias maneras.  Vamos a mirar las palabras de nuestro texto.

 

I.  Hay miles maneras de insultar a alguien y cada una es carnal, pecaminosa y condenada.

      A.  Mateo 5:22

            1.  NECIO = desprecio hacia la CAPACIDAD INTELECTUAL de una persona.

                  a.  Este término está ilustrado en Jueces 9:4

                  b.  Como si dijera usted -- tonto, estúpido, cabeza vacía.  Todas estas expresiones expresan menosprecio.  Es el sonido de odio anhelando saltar hacia afuera.  Hostilidad que anhela herir a alguien.  "tu poca cosa".

            2.  FATUO = Alguien que es DEPRAVADO y APOSTATA DE TODO LO QUE ES MORAL Y ESPIRITUAL. 

                  a.  "tu miserable o despreciado impío"

                  b.  Juan 7:49

                  c.  Está insensatez o fatuidad como está descrita en los Proverbios.  Eso es decir que, en vista de que la insensatez es malo, todos los insensatos o fatuos son sinvergüenzas, depravados, indecentes, sucios y vil.

      B.  La palabra "blasfemar" (en el idioma griego) a menudo describe lo que el hombre puede hacer al prójimo.  Es otra manera de definir "abuso verbal"

            1.  Según Judas 9 el arcángel Miguel no se atrevió a hacer esto con Satanás.  Nótese también la misma relación en 2 Pedro 2:10-12.  Pedro lo describe como "juicio de maldición"

            2.  Pablo se disculpó de haber hablado en contra del Sumo Sacerdote.  Hechos 23:4-5  Después el escribió "nos maldicen y bendecimos"  1 Cor. 4:12

                  a.  Mateo 5:39, 44-48, Jesús dijo, "cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvela también la otra".  Si alguien le abofetea en la mejilla, ¿está esa persona tratando de herirle físicamente o está insultándole?  ¡Está insultándole!  Su rostro se enrojece.  Está enojado.  Ahora, ¿qué va hacer usted?  ¿Devolverle con palabras o puñetazos. ..u obedece a su Señor y devuelve también la otra mejilla?  ¿Ama y ora a Dios por sus enemigos o pelea con ellos con palabras de odio y veneno?  Jesús dice que tu enemigo puede insultarte pero tú no le devolverás insulto alguno.

            3.  Estos insultos pueden muy bien incluir algún comentario menospreciativo acerca de su anatomía u origen familiar, educación, ineptitud o torpeza...Cualquier manera de cortar o rebajar a alguien.  Recuerde 2 Reyes 2:23-24.  Elíseo y los muchachos que se burlaron y le dijeron a Elíseo calvo.  Dios les envió dos osos del monte para despedazarlos y matarlos.

            4.  Cuando leo estos pasajes,  me siento como que he descubierto algún libro perdido de Dios como lo hizo Josías en los días de los reyes del Antiguo Testamento.  Dios no aprueba que sus hijos insulten y se rían de las faltas de los otros hombres.

      C.  1 Pedro 3:9 usa la palabra "maldición" de la palabra griega LOIDOREO que significa "amontonar abuso, reproche, abuso verbal."  Estos son insultos, menosprecios, desprecios, son maneras de cortar y rebajar a alguien.  Habla de venganza personal sin devolver con puñetazos.

      D.  Rom. 3:14 usa la palabra "maldición" de la palabra griega ÁRA que significa como la palabra "FATUO" condenación espiritual.  Otras formas de este concepto son las expresiones "maldito sea" o "vete al infierno".

            1.  Salmo 109:17, 18 habla del hombre impío que ama la maldición y se viste de ella.

            2.  Santiago 3:8-10 condena a hombres que maldicen a otros hombres  Nuestras palabras muy bien pueden condenarnos.

 

II.  Cortar con palabras a nuestros seres amados es especialmente pecado y malo.

      A.  Adam Clark hace un comentario sobre Mateo 5:22 acerca de estas palabras necio y fátuo:  "Prohibe esa facilidad miserable la cual algunos tienen al estar enojado por cada pequeñez tomando continuamente ofensa en contra de sus mejores amigos."

      B.  Cada regla de bondad y cortesía que se aplica con extraños debe aplicarse igualmente con amigos como también con nuestros seres amados.

            1.  Nuestro Dios en los cielos debe enojarse especialmente cuando El nos mira y ve a alguien insultando públicamente a sus seres amados quienes pacientemente soportan a aguantan cada palabra dolorosa sin responder a pesar del dolor.  Tenga cuidado de hacer bromas, chistes o jugar porque esto es a menudo una forma de encubrir o tapar el mal.  Los padres a menudo se inclinan hacia la práctica miserable de cortar y menospreciar a sus hijos en público por causa tal vez de alguna decepción personal.  Los insultos son injustos y desequilibrados y todos lo saben.  Los hijos son provocados a ira y amargura.

                  a.  Efesios 6:4  Sus hijos tienen hambre por su aceptación, pero todo lo que reciben son insultos.  Esto no es REPRENDER.  Esto es ABUSO.

 

III.  Distingamos entre REPRENDER y todas las formas de lenguaje abusivo.  Reprender, exhortar, reprobar se dirigen a practicas y nunca duda el amor de él que da la reprobación.  La reprensión verdadera es santa y nunca pierde de vista lo bueno del que ha sido corregido.

      A.  2 Tim. 4:2

      B.  Gálatas 6:1

 

Conclusión

      A.  Hay una gran y pecaminosa diferencia entre insultar y reprender...entre menospreciar y edificar...entre amar con la corrección y cortar con desprecios.

      B.  Las palabras abusivas nos pueden hacer ir al infierno.  Hay una asombrosa montaña de pasajes en las Escrituras que nos previenen acerca de esta mala práctica.  Escuchemos y aprendamos esta verdad que procede pro medio de la palabra de Dios.